Crónicas de Noviembre del 2020

Crónicas del día 23

Buenos días grupo!
Muchas gracias por todo lo que comparten.
Hoy me he levantado pensando en el trabajo de ayer.

Y desde que comencé a trabajar me encontré con daños causados por falta de atención, por entender mal lo que es cuidar y nutrir, faltas de reconocimientos familiares que dañan y para salvarse… retirarse de los que dañan pero hace falta tiempo para poder voluntariamente rodar esa decisión y porque a veces la decisión de adulto es aguantar para estar cerca de la prole… y separarse es duro pero ta vez sea más duro vivir con miedo al reproche, a lo qué puede pasar… si la incertidumbre dentro del ámbito de las personas que dicen que son las que más nos puedan querer-la familia- y también me encuentro con otro fuego, la falta de responsabilidad, que sean los otros los que decidan por mi.

Y termino en el sociodrama de Patagonia-Madre tierra.
Y hago un repaso de los fuegos en mi vida sufridos en mi propia persona por otras personas y a nuestra madre la tierra…

Crónica del día 16

El trabajo de ayer, el sociodrama del fuego.
De qué me sirve a mí?

La responsabilidad que como personas y no como cosas, tod@s tenemos. Es cierto podemos ser trabajadores y colaborar en beneficios de otros que no se manchan las manos, y todo se puede hacer así sin responsabilidad, por mandato, siendo obedientes, eslabones de una cadena… y, quiénes se aprovechan de ese automatismo? Los de siempre…

Ser responsables en lo que hacemos, decimos, de todo lo que repercute en otros y eso, ¡lo es todo!, porque de una manera u otra todo repercute en tod@s. Desde los actos más insignificantes a los más gruesos.

¿Y, cuándo comienza todo? Todo comenzó hace mucho, mucho tiempo y me planteo tener que contener, tener que parar y hacer lo posible por comenzar de nuevo junto a lo viejo.
Dejamos la estructura, dejamos los cimientos,
y, ¿cambiar? ¿Qué poder cambiar?

Cambiar la conciencia
Cambiar la cultural al buentrato
Cambiar la moral ética y equilibrada.
Cambiar a una sociedad: Más saludable
Mas equilibrada
Más consciente
Más cuidadosa

Y, donde se coloque el acento en lo bueno para tod@s… porque si me fijo en el refrán «ande yo caliente que se da la gente»; el que se ríe pierde el tiempo fijándose en, siendo espectador de aquello que hacen otr@s…
En la sociedad hay muchos organigramas que de usarse con responsabilidad saldríamos adelante colaborando y mejorando resultados sociales. Claro está que los intereses personales podrían replegarse a favor del colectivo…

Me pregunto, pero
¿qué me interesa, qué nos interesa? La apariencia, la eficacia, la abundancia, la riqueza, la pobreza, la falsedad, la verdad, la hipocresía, los autocuidados…

Y en qué colaboramos con la sociedad, a qué contribuimos a la sociedad, qué hago con la información que llega mi, que descubro en mi vida, la comparto, la guardo para el propio beneficio, qué uso hago de mi saber y conocimiento? Lo comparto o lo atesoro para mi propio beneficio…

Son muchas preguntas y supongo qué sin muchas respuestas diferentes…

He sido educada y criada por unos padres que nos daban ejemplo de esfuerzo para conseguir metas, constancia en lo que se comprometían, perseverancia en objetivos y un poco «A Dios rogando con el mazo dando» porque a pesar de lo que uno hiciera y uno quisiera… a veces, las cosas sucedian a pasar de…

Y ¿nos alegramos de que las cosas funcionen bien al otro o, por el contrario, me lleno de pena porque la envidia me impide disfrutar del bien del otr@?

La vida es complicada, en la vida es difícil el equilibrio propio y más el social.

Mi contribución a la sociedad, a la vida es la de intentar conseguir mi propio equilibrio entre lo que necesito y las necesidades de l@s otr@s. No acaparar sino tomar sólo lo necesario e imprescindible para que haya para too@s…

Seguiré remando… siempre con remos de afecto, emociones y buenostratos.
El fuego y el agua purifica, limpia, arrastra casi ambos por igual pero todo en la justa medida para encontrar equilibrio.
Gracias Mónica, gracias Carolina, Gracias Leonor y gracias a todos lo que participaron en el sociodrama. A tod@s les debo esta reflexión.
SALUD 🥀🌾🌻

Crónica del día 9

¡Cómo cada día! Al hacer la crónica no sé qué podrá salir del escrito, pienso que es como la misma vida con la diferencia de que es algo vivido ¡ya está! Y la vida la vamos descubriendo al vivirla.

Comenzamos recibiendo, saludando y esperando a los que dijeron estaré.

Recibo mensajes de no poder entrar, de no poder estar y mientras nos vamos saludando y conociendo, aparecen nuevas personas que dan alegría. Siempre tengo esa pregunta ¿saldrá todo bien?, las personas que asisten, ¿se llevarán lo que vienen buscando?

Pérdidas de amigas, «no» homenajes al padre pero que de alguna manera lo «son» y poco a poco van saliendo los diferentes padres que cada cuál tuvimos y cómo entre todas las formas diferentes de ser y serlo cada cuál lo tenemos integrado, aceptado pues hicieron lo que pudieron, supieron; padres que ya no están, padres que están con fuerza y con muchos años y hay un lema de «Viva la vida» nos invade, pues en general hay una aceptación del padre que nos tocó.

Hay dos lecturas de «J. L. Moreno y las palabras del padre» de Moreno que voy a repetir:
«Mi estrella se está levantando
Abrir vuestros ojos
Abrir vuestros labios
Abrir vuestros corazones
Pues, mirad. Mi estrella se está levantando.

No te engañes a ti mismo
No permitas que nadie te engañe.
Sólo hay una tierra patria: la patria.
Esta es tu tierra patria.

En esta tierra
Sólo existe un único pueblo,
Mi pueblo,
Al cual todos los pueblos pertenecen.

Gracias por mostrar esas lecturas de poesías… por presentarnos esa diversidad de padres, personas que nos dieron la vida y gracias a tod@s los que para que nosotros estemos aquí se han tenido que querer, aunque sólo sea un ratito… Gracias a nuestros ancestros, y gracias a los que lo habéis hecho posible.

¡Viva la vida!
Seguiremos con las escenas de los pueblos, cuidados en la pandemia…
Respeto, sin juzgar, sin aconsejar y sin Interpretar.
Gracias, gracias, gracias
🌬☄🌊🔥🌍🌻🌾🥀💞

Crónica del día 2

Seguiremos con esos cuentos como proyecto de futuro y pequeños homenajes a nuestros padres u hombres que nos cuidaron, que nos enseñaron lo que podíamos o no hacer en la vida…

A cuatro días en España celebramos el día del padre. Sin él no podríamos vivir.

La naturaleza nos ha hecho hombres y mujeres, ambos necesarios para procrear y seguir la vida…

Seguiremos un lunes más dándonos la oportunidad de pensar en las personas que somos, hombres y mujeres, complementarios y necesarios en sociedad, en la familia, en la vida.

Pienso que lo que las personas necesitamos es nacer del amor, del deseo, de la generosidad, del respeto de los progenitores entre ellos y hacia los hijos.

Saber, como adultos, que nadie es propiedad de nadie; que los hijos llegan para sanar a los padres, para ser personas para la vida, con su propia individualidad y misión a descubrir.

¡POR UN BUENTRATO DENTRO Y FUERA DE LA FAMILIA!
SALUD 🌻🌾🥀🌍💗🤗