El guante perdido con diminutos y brillantes abalorios

El cuento leído fue «EL GUANTE PERDIDO CON DIMINUTOS Y BRILLANTES ABALORIOS» es de origen ucraniano y el mensaje principal es que en un grupo siempre hay un lugar para alguien más.

Nos hizo pensar en la obediencia de los niños, en todo lo que puede ofrecer la naturaleza, la importancia de la atención, de la colaboración para salir adelante, la necesidad del calor, que una persona desecha o pierde otra lo aprovecha… que se pueden juntar los diferentes que con voluntad y buena disposición se consigue…

Y hablamos de solidaridad como forma de integrar, de compartir como generosidad, de la responsabilidad y la naturaleza, de acogida como apoyo, ayuda y respeto a la diversidad, de la obediencia selectiva.

De la necesidad y sostenibilidad que tenemos en este tiempo de pandemia, la dificultad en retomar la forma de relacionarse de antes de llegar el covd-19.

Pasamos a hablar de la importancia de la sintonía entre mente y cuerpo. Lo que pasa en el cuerpo tiene una repercusión en la mente y viceversa. Acompañamientos, interrelaciones que deberían estar presentes, en el crecimiento personal, social… como si de un guante grande se tratara que acoge con calor, previene y actúa.

Compartir, repartir en lugar de competir.

Y luego terminamos con un juego personal sobre el trabajo serio de colocar diferentes emociones a lo largo del aparato digestivo…

Recordando frases como:
No lo trago, me sienta como patadas en el estómago, se me revuelven las tripas…

Y sin más agradecer a todas las que hacen posible semejante trabajo.

Gracias y mil gracias.
SALUD 🌻🥀🌾💞🤲🌍🔥🌬🌊🌈🙏🙅‍♀️